Fantosmia, ¿u olores del más allá?