Todo lo que necesitas saber sobre el ejército espacial de EE.UU

Todo lo que necesitas saber sobre el ejército espacial de EE.UU

04 de Octubre del 2018 - Aarón Calvo Villuendas y Javier Calafat

Aunque tú no lo creas, el pasado 9 de agosto el vicepresidente de los Estados Unidos, Mike Pence, tal y como había ordenado el presidente Trump, anunciaba la creación de un ejército dedicado a la seguridad en el espacio exterior. Con la firma de una orden a las fuerzas armadas para crear una sección en el ejército de Estados Unidos, que sería la sexta fuerza armada, denominada “Space Force”.

Esta noticia ha sorprendido a propios y extraños, aunque no es nueva la idea de crear un ejército del espacio, ya que entre 1989 y 1992 se estudió la posibilidad de implantarlo, y volvió a estar en el punto de mira el pasado 2017. Es una medida que más pronto que tarde tenía que llegar, debido a intereses geopolíticos y estratégicos que hay en el espacio.
 

Desde que supuestamente Estados Unidos llegó a la Luna, el país se ha considerado ganador de la carrera espacial. Sin embargo, esto pasó hace 40 años y desde entonces países como China, India, Rusia o la Unión Europea han desarrollado tecnologías que nada tienen que envidiar a la del país americano.
 

¿Cómo se pretende llevar a cabo?

Esta nueva rama del ejército pretende seguir 4 pasos para su correcta formación y desarrollo: en primer lugar se crearía un Comando del Espacio (aparato encargado de este nuevo ejército), en segundo lugar se procedería a trabajar en la creación y formación de las tropas, el siguiente paso sería establecer una Agencia Espacial para la investigación e innovación, y por último, se nombraría a un nuevo subsecretario de defensa para el espacio, con el fin de que se cumplan los objetivos y plazos marcados.
 

¿Qué esconde el programa espacial de Donald Trump?

Si nos detenemos en profundidad, sabemos que China quiere llegar a la cara oculta de la Luna en 2020. Rusia tiene una de las agencias espaciales más importantes del planeta, de hecho, lleva a los astronautas estadounidenses a la Estación Internacional. La Agencia Espacial Europea ha diseñado sofisticados telescopios y tiene en órbita satélites de alta tecnología, por lo que no es de extrañar que Estados Unidos sienta amenazada su hegemonía en el espacio.
 

Para ello el Gobierno ha dado instrucciones al Capitolio para que apruebe fondos de 8.000 millones de dólares durante los próximos 5 años, para tener operativo el nuevo ejército lo antes posible.
 

Además, el espacio se ha convertido en un lugar estratégico para la geopolítica puesto que ya se han puesto en marcha satélites espías que ponen en compromiso la seguridad de los países. El 11 de enero de 2007, China derribó un satélite meteorológico estadounidense con un potente láser desde tierra. Al año siguiente, el 21 de febrero, fue Estados Unidos el que derribó un satélite espía propio, alegando que estaba defectuoso y podía caer en cualquier momento.


Como vemos ya hay una “guerra” espacial y como afirmó Pence en el Pentágono el pasado agosto: “Nuestros adversarios han transformado ya el espacio en nuevo campo de batalla”. Esto significa que las tensiones entre las potencias mundiales ahora pueden pasar a un  nuevo plano y desarrollarse en el espacio exterior… como si de una película de ciencia ficción se tratase.
 

¿Segundas intenciones, motivos ocultos?

Si bien el gobierno de los Estados Unidos ha expuesto los motivos por los cuales se decide crear este nuevo ejército lo antes posible, a algunos no les acaba de convencer y las teorías conspirativas han comenzado a aflorar poco a poco. ¿Seres que pueden venir a la Tierra? Esto no son más que conjeturas, pero en estos últimos años la NASA -principalmente- ha tenido que salir al paso para desmentir y aclarar ciertas filmaciones e imágenes de OVNIs que algunos afirman haber visto.  Algunos tales como el observado por el transbordador Atlantis o el famoso caballero oscuro.    
 

Cada vez son más los casos de objetos voladores no identificados que aparecen grabados en emisiones que la NASA ofrece desde la Estación Espacial en directo, o las grabaciones de cazas en las cuales aparecen objetos extraños, que ni los propios pilotos saben reconocer ni explicar,  o bien se les quita importancia, o se dan “explicaciones” muy pobres y poco convincentes. Quizá las élites sepan algo acerca de qué es lo que está ocurriendo y por ello se están preparando: una nueva amenaza llegada desde otros mundos...
 

Sea como fuere, la medida del presidente norteamericano no ha dejado indiferente a nadie, tanto a los que les ha pillado por sorpresa como a los que ya venían siguiendo la actualidad del espacio y se cuestionan más allá de la versión oficial.


El mundo está cambiando y renovándose continuamente y parece que, tanto si es por motivos de defensa respecto de otras naciones como si es la antesala de una posible amenaza extraterrestre, esta decisión puede marcar un antes y un después en la concepción de seguridad y en la forma en la que se desarrollen las guerras en el futuro.
 

¿Es posible que ahora las amenazas provengan del espacio o es simplemente ciencia ficción?