A 106 años de una de las tragedias más recordadas

A 106 años de una de las tragedias más recordadas

14 de Abril del 2018 - Javiera Vercelotti Grez
Hoy se cumplen 106 años del trágico accidente que conmocionó a todo el mundo durante el siglo XX: el hundimiento del gran insumergible, el RMS Titanic. Por lo que te invitamos a hacer con nosotros este breve repaso por su historia, y por las conspiraciones y misterios más enigmáticos que lo rodean.
Eran las 23:00 hrs de la noche del 14 de abril cuando “Barco de los sueños” navegaba a toda marcha por el Atlántico Norte con 2.223 pasajeros. Era una noche tranquila y serena, pero sin luna, por lo que el mar parecía más oscuro que de costumbre. Pese a las advertencias de posibles icebergs, el capitán Smith decidió no reducir la marcha, y 40 minutos después se estrellaba por estribor contra un iceberg que lo enviaría directamente hasta lo más profundo del océano Atlántico. El impacto provocó la rápida inundación de los cinco primeros compartimentos y, bueno, el final ya lo conocemos todos. Más de 1500 muertos, solo 710 sobrevivientes.

Cuando leemos la desorbitante cifra de personas víctimas de la catástrofe, es imposible que no nos recorra un frío helado por la espalda. Sin embargo, las cifras son solo cifras. La cosa cobra un mayor peso si somos capaces de adentrarnos en el Titanic y comprender que no era solo un barco de pasajeros, era un barco con rumbo a Nueva York que prometía una nueva vida a cientos de personas. Nuevos sueños, nuevas esperanzas que se vieron truncadas por una negligencia totalmente evitable. Recordemos pues, que el insumergible Titanic era un barco que contaba con la última tecnología náutica, y el capitán Smith quería marcar un tiempo récord en velocidad para poder hacer la competencia a los demás barcos modernos de la época. Era la última navegación de Smith, quien tras una vida llena de prestigio en altamar pretendía poner fin a su trayectoria como capitán en el colosal Titanic: la mayor construcción móvil que había creado el hombre.

Entre los miles de accesorios y objetos personales que se encontraron posteriormente en el barco, probablemente los que más nos impacten sean aquellos que nos delatan la vida de quienes los poseían.

 
Zapatos pertenecientes a una menor fallecida en el desastre

 
Y, por supuesto, cartas como la que podrás leer a continuación no se quedan atrás. Esta postal fue cedida a los medios por la hermana de Carl.
 
10/04/1912

Ahora estamos ya en el barco. Es el que aparece en la foto de esta postal. No es nada pequeño. Tiene 860 tripulantes y puede transportar 2.490 pasajeros. Somos más de 2.000 pasajeros en este viaje. Es la primera vez que viaja y cruza el Atlántico. Aquí vivimos como en el mejor de los hoteles. Es realmente maravilloso. Hay gente de todos los países. Tenemos que viajar durante 5 o 6 días hasta que lleguemos a Nueva York. Los demás están en cubierta. El barco es tan grande que apenas se mueve con olas tan grandes como casas. Se mueve suavemente, como si estuviera quieto, pero todavía no hemos avanzado mucho. Quizás estéis pensando que estamos pasando un duro viaje o aburriéndonos, pero de haber sabido que todo iba a salir tan bien, hubiese traído a Anna conmigo.

Hasta pronto,

Carl
 
Ese hasta pronto jamás se cumplió.
 
El iceberg del impacto. Medios locales. 1912.


Hasta donde la mayoría conoce y, tal y como hemos contado, el Titanic se hundió por causa del impacto contra un iceberg. Pero, Aunque Tú No Lo Creas, existen otras teorías que intentan demostrar que esto no fue así. Y por supuesto, nosotros vamos a contártelas.
 

¿Qué hundió al Titanic?

 

Un submarino alemán bombardeó al Titanic

Esta es sin lugar a dudas, la teoría que más fuerza ha cogido en los últimos años. Según esta hipótesis, decenas de supervivientes del Titanic afirmaron haber sido testidos de explosiones mientras el barco se hundía, también afirman haber visto un reflector proviniente de un barco desconocido a no mucha distancia, mucho antes de la llegada del barco de rescate.

El fundamento de esta creencia se basa en que Alemania e Inglaterra estaban preparándose para lo que sería la Primera Guerra Mundial (1914-1918), por lo que Inglaterra puso oro en el Titanic con destino a Estados Unidos, oro que la potencia norteamericana utilizaría en la creación de armamento para la guerra. Pero Alemania se enteró y decidió bombardear el barco.

 

Todo por dinero

Un reciente documental de Channel 4, "Titanic: The New Evidence" asegura que detrás del hundimiento del apoteósico barco se encuentra la familia Rothschild, que quería deshacerse a toda costa de tres hombres que tripulaban el Titanic: John Jacob Astor IV, Benjamin Guggenheim e Isador Strauss. Estos tres personajes se oponían a la creación de un banco que beneficiaría a la muy bien posicionada familia Rotshchild: el Federal Reserve Bank.

Tras la muerte de los hombres, el banco tardó un año en crearse.

 

Un incendio

Otra de las teorías que propone Channel 4 en su documental, es la de que antes de embarcar se produjo un fuego en las calderas. Sin embargo, para no escandalizar a los pasajeros (pues se creía tener bajo control) prefirieron callar el incidente hasta que fue demasiado tarde: el impacto contra el iceberg fue gota de mala suerte que colapsó finalmente la estructura, ya debilitada, del barco. 

Toda esta idea surge tras la reciente publicación de unas fotos tomadas por el jefe de ingenieros eléctricos antes de que el barco zarpase, en las que se puede ver marcas negras de al rededor de 10 metros de largo en la parte frontal derecha del casco del buque (lugar donde por una fatídica coincidencia chocó el iceberg). Dichas marcas, aseguran los expertos, provendrían de un fuego que habría alcanzado los 1000ºC.
 

¿Una maldición?

Se cuenta que el gran insumergible transportaba el sarcógafo de la princesa egipcia Amon-Ra (1500 A.C). La momia había sido encontrada en 1890 y desde entonces había sumergido en la desdicha a todo aquel que la poseyera: uno de los antiguos propietarios había desaparecido en el desierto, otro había muerto de un disparo, otro por un accidente de tráfico... Hasta que un arqueólogo estadounidense la compró y la embarcó junto con él en el barco. Acabando ambos en lo más profundo del oscuro mar del Atlántico Norte.

Sin embargo, lamentamos contarte que, aunque muy difundida e interesante, esta teoría corresponde a una invención de William Stead (1849-1912), un periodista y espirista de la época y a Douglas Murray (---1912), también periodista.
 

Premoniciones o casualidades


Aquel peculiar periodista, William Stead, protagoniza además, otra de las sorprendentes historias que rondan el nombre del Titanic. Y es que numerosos supervivientes aseguran que Stead les había contado durante el naufragio que hace veinte años (en 1892) había soñado con el hundimiento de un gran barco, con las mismas características del Titanic. De hecho, lo habría escrito y transformado en una novela llamada "Del viejo mundo al nuevo", donde contaba la historia de la colisión con un iceberg de un crucero de la compañía White Star Line (la misma del Titanic). Incluso, también había escrito un artículo llamado "Cómo el crucero de vapor se hundió en mitad del Atlántico, por un superviviente". Increíble, ¿verdad?. 

Y, por supuesto, no podemos dejar de mencionar la apabullante novela "Futility, or the wreck of the Titan" (1898) escrita por Morgan Robertson, una predicción casi exacta del hundimiento del Titanic 14 años antes.
 

Como vemos, el barco protagonista de su relato se llama "Titan", que nos recuerda irremediablemente a "Titanic". Además, en su relato el barco tiene 240 metros cuadrados (el Titanic 268), 40.000 caballos de vapor (el Titanic 46.000), capacidad para 3.000 pasajeros, tres hélices, y por si fuera poco, colisiona contra un iceberg en mitad del Atlántico Norte una noche de abril. Sí, has leído bien. Exactamente igual que el Titanic. Y para acabar por completo de dejarnos sin palabras: en su relato también hay escasos sobrevivientes, pues el Titan no llevaba botes salvavidas suficientes. 

Leyendas, teorías conspirativas, sueños premonitorios, maldiciones y complots, son algunos de los misterios que envuelven al Titanic, y que hoy, 106 años después de su hundimiento, nos siguen quitando el sueño. Muchos de estos enigmas jamás podrán resolverse, y continuarán siendo una incógnita de por vida. Lo único que sabemos con certeza, es que más de 1.500 personas perdieron la vida aquella madrugada del 15 de abril de 1912, entre ellos niños, ancianos, mujeres, hombres, incluso perros y otras mascotas. Y que no importa cuánto tiempo pase, las grandes tragedias nunca se marchan de la memoria colectiva.

 

Te dejamos aquí un vídeo de lo más curioso para que veas el hundimiento del Titanic en tiempo real: